Anuncios

jueves, 20 de mayo de 2021

LA GRAN TORPEZA DE ORTEGA


Su peor error es creer que las sociedades son inmóviles y no cambian.

Daniel Ortega está intentando repetir el mismo escenario, casi como una copia al carbón de lo que pasó en 2016. Las mismas inhibiciones, los mismos ataques, las mismas irregularidades, para quedarse solo con los mismos partidos serviles en la contienda electoral, SU PLC y el resto de partidos parásitos que nadie conoce y a quienes les dieron las migajas del poder. Pero en su infinita estupidez, la dictadura no se ha dado cuenta que los escenarios son radicalmente diferentes y que todo lo que haga solo abona a su propia destrucción. Hay marcadas diferencias entre el 2016 y 2021. 

1. En 2016 ortega tenía una sólida relación con el sector privado, quienes vivían su mejor momento. 

2. La comunidad internacional solo veía de largo lo que pasaba en Nicaragua sin adoptar medidas profundas contra el régimen. Más bien había una política de convivencia con ortega. No había sanciones.

3. Los flujos de cooperación se mantenían estables, aún cuando la cooperación venezolana ya estaba disminuyendo. Al menos públicamente. 

4. Las inversiones extranjeras iban en crecimiento. 

5. La economía mantenía un ritmo de crecimiento aceptable, 4.6 por ciento. 

6. La oposición estaba totalmente controlada y la presión ante las arbitrariedades (las mismas de ahora) era mínimos. Unos ridículos miércoles de protestas y nada más. Las grandes tormentas se habían calmado cuando un grupo de pensionados logró, después de duras batallas (injustamente olvidadas) la ley de la pensión mínima. 

7. En fin ortega tenía el control total del país.


Pero ahora el escenario es radicalmente diferente y su situación no puede ser más crítica, como lo reflejó en su último discurso o palabrerío incoherente. Estaba furiosos y desesperado. No es para menos.

1. Ya no tiene la relación con el sector privado, el cual en cualquier momento puede convertirse una fuerte presión en busca de salvaguardar sus intereses, o su capital.

2. La Comunidad internacional ha impulsado una insistente presión contra el régimen, las cuales apenas las ha podido enfrentar. Fuertes sanciones que han golpeado con dureza su capital personal, y lo ha aislado profundamente.

3. Ya no hay cooperación internacional y lo que está recibiendo es financiamiento (deuda) en condiciones no muy favorables y sometidos al escrutinio de los organismos internacionales.

4. Cero inversiones.

5. Después de abril de 2018 el panorama político cambió radicalmente, y la oposición si bien está dispersa, el grueso de la población ha encontrado una forma contundente de expresarse a través de redes sociales, medios de comunicación virtuales, y sobre todo por que se ha convertido en una sólida masa opositora al régimen. Atrás quedaron los indecisos. Al mismo tiempo el FSLN perdió parte de su capital social después de ver las masacres, la corrupción, el olvido al que fueron sometidos. Aquí no hablo de los MRS, sino de la militancia fiel, hasta el 18 de abril de 2018 cuando abandonaron el barco.

6. La economía colapsada, y peor aún duramente golpeada por la pandemia.

7. Han perdido mucho de su capital humano, quedando en manos de gente sin preparación pero con una enorme ambición como Gustavo porras, Edwin Castro, Roberto López, Francisco López, que no aportan nada para impulsar al FSLN a salir de la crisis. Al contrario, lo están hundiendo más. 

8. Tiene el control del estado, pero no del país. Controla el aparato represivo, pero es no le ayuda en lo absoluto a mantener respaldo social, la cauda por las que han caído todas las dictaduras. 

9. Está totalmente aislado del mundo. Muchos hablan del apoyo de Rusia o China, olvidando que estos no van a detenerse a disputar Nicaragua con Estados Unidos o la unión Europea. 

10. Quiere preparar el escenario electoral para disputar las elecciones con el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) su aliado en los últimos 20 años, eliminando todo tipo de oposición. No descarto que junto con Cristiana Chamorro, vayan tras el partido Ciudadanos por la Libertad y su Alianza Ciudadana, allanando el camino para quedarse solos y promover  el abstencionismo que le dé la victoria. Pero las cosas no son las mismas, y eso será un suicidio, ya que dejará sin ninguna opción a la oposición y a la ciudadanía que abrumadoramente rechaza este régimen y sus partidos satélites. Dar ese paso será mortal para su régimen desgastado y aislado. La oposición tiene que pensar bien cuáles serán sus próximas movidas. ortega no tiene la misma capacidad de maduro en Venezuela y lo sabe. Aferrarse al poder es su perdición. En eta ocasión la comunidad internacional sí tendrá cantidad y variadas herramientas para declararlo fuera de la ley en caso de que busque robarse las elecciones vía inhibiciones. El 80 por ciento de la población quiere que se vaya, y ese es un voto duro, no se incluyen los indecisos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario